Porco Rosso

Porco Rosso

martes, 24 de abril de 2018

LIFI, UNA GALLINA TOCADA DEL ALA de Oh Seong-yoon - 2011 - ("Madangeul Naon Amtak")


Lifi es una gallina que, harta de vivir en un corral en el que sólo ha de comer y poner huevos durante todo el día, decide arriesgarlo todo y escapar hacia el mundo de los alrededores. Allí, va a descubrir lo que es, por fin, la libertad. Pero la libertad también entraña peligros: el mundo natural es un mundo igualmente cruel y despiadado donde los más fuertes son los que sobreviven.


No conocía al surcoreano Oh Seong-yoon y la que parece que hasta ahora es su única película: "Lifi, una gallina tocada del ala". Una película que me ha parecido fantástica y maravillosa y una obra maestra de la animación. Si hay una obra, animada o no, en los últimos años que define a la perfección el cine animalista es tal vez ésta. Es, además, una película educativa, pero educativa de verdad, sin maniqueísmos y sin moralinas baratas. "Lifi" (me ahorro el horrendo subtítulo para la versión española) narra una historia de dualidades en la que nada es o blanco o negro. Su protagonista escapa del corral en el que es explotada para poner huevos por un granjero y huye a la naturaleza, pero descubre que el mundo natural es también un mundo despiadado en el que hay que sobrevivir día a día. Idealización cero. Allí, va a encontrar alegrías y tristezas, y una lucha por la vida ambigua en la que nadie es completamente malo o completamente bueno. "Lifi" es una fábula que habla de la libertad, de la superación, del especismo (que se da también entre los propios animales aquí y que puede ser perfectamente extrapolado a la crítica al racismo), de la valentía, de la comprensión, de la amistad, del sacrificio, de las relaciones entre madres e hijos. También habla sin embargo de la lucha por la supervivencia, que a veces crea enemigos donde no tendría a priori por qué haberlos. Desmitifica a la naturaleza, aunque también la alaba como lugar de salvación y libertad a pesar de todo. Es coherente y lúcida, y no se anda por las ramas.


Oh Seong-yoon, valiéndose de una animación preciosa, naif y sencilla pero de bellos diseños y con un tratamiento muy hermoso de la luz y el color, nos lleva por la historia de esta gallina valiente alternando muy bien el drama, el humor (genial el personaje de la nutria alcalde), la acción y el puro divertimento. "Lifi" es una delicia para los sentidos y para el alma: en serio lo digo. Sus personajes son maravillosos, su mensaje muestra la dualidad de la vida en todos sus aspectos y su desenlace, cargado de sorpresas llenas de significado, pone absolutamente los pelos de punta. Lloré viendo esta película, de verdad. No se la pierdan, en serio: es además bastante desconocida y hay que reivindicarla porque se lo merece de sobra.


lunes, 23 de abril de 2018

UN LUGAR TRANQUILO de John Krasinski - 2018 - ("A quiet place")


ESTA PELÍCULA NO TIENE SINOPSIS DEBIDO A QUE HA DE SER AFRONTADA SABIENDO LO MÍNIMO DE ELLA


El actor norteamericano John Krasinski es también escritor y director. Tiene en su haber tras las cámaras la adaptación literaria "Entrevistas breves con hombres repulsivos", la comedia "Los Hollar" y la recién estrenada "Un lugar tranquilo", las tres de géneros y estilos bastante diferentes.


"Un lugar tranquilo" es la mejor película de terror que he visto en lo que va de año y, posiblemente, en los últimos años en general. Mejor no saber mucho de ella: la crítica va a ser hoy corta. John Krasinski explota el mejor terror, el de la sugerencia, para realizar una obra que transcurre en prácticamente un silencio total. Los protagonistas están aislados en un lugar y no pueden hacer ruido; si no, morirán. ¿Por qué? El espectador habrá de ir descubriéndolo poco a poco, y no será precisamente por medio de sorpresas agradables. El director, también actor principal aquí, explota a la perfección el terror que late en el silencio y sus infinitas posibilidades: caída de objetos, voces irreprimibles, aparatos tecnológicos... Todo es susceptible de atraer a la muerte. Desde una introducción que me ha resultado magistral y que ya pone los pelos de punta hasta un desenlace absolutamente maravilloso, "Un lugar tranquilo" es una sucesión de tensiones interminables que nos ponen contra las cuerdas sin cesar y que nos regala momentos de horror para el recuerdo. La ambientación es la perfecta, y las interpretaciones (las jóvenes también) las ideales, y la imaginación está servida al servicio, valga la redundancia, de una trama que trata de esquivar y esquiva desde su primer minuto todos los tópicos de su género. Tiene algunos fallos, evidentemente (y de ellos hablaré en el espacio para spoilers), pero se le perdonan a Krasinski por ser capaz de hacer pasar tan malos (buenos) ratos frente a una pantalla. Y aquí me quedo. Sólo lo repito: lo pasé fatal viendo "Un lugar tranquilo". Corran al cine: no se arrepentirán.


ESPACIO PARA SPOILERS: Es bastante absurdo que prácticamente toda la humanidad, en nuestros días, sea incapaz de vencer a una especie asesina con oídos gigantescos y luego la solución la encuentre un refugiado en una granja, un hombre completamente común. Con nuestra tecnología actual hay de sobra, pero de sobra, para acabar con esta raza invasora sin dejar ni rastro de ella. Sin embargo, sin esta "licencia" no habría habido película. Es muy absurdo que la Tierra haya quedado desolada por semejantes bichos, pero se le perdona a un filme tan maravilloso como éste.


viernes, 20 de abril de 2018

PROFESSOR MARSTON AND THE WONDER WOMEN de Angela Robinson - 2017 - ("Professor Marston and The Wonder Women")


1945. El profesor William Moulton Marston, creador de la superheroína de los cómics Wonder Woman, es citado a declarar ante los investigadores de la Asociación para el Estudio de los Niños de América, que cree que su personaje es perverso y que, además, le ve a él como un depravado, ya que convive desde hace años con dos mujeres. William va a comenzar a defender a Wonder Woman. Y la historia de su creación e inspiración va a salir a la luz.


Angela Robinson es una directora norteamerica con una filmografía irregular que ha mejorado en su última película, la comentada "Professor Marston and The Wonder Women". Sus anteriores películas son las flojas comedias "D.E.B.S. Espías en acción" y "Herbie: A Tope". Ha participado también en las series "The L. World", "Gigantic" y "Ángeles de Charlie" (versión de 2011).


Pocas personas conocen el contexto y la esencia original de la superheroína de los cómics Wonder Woman, masacrada por la corrección política que la transformó en una sombra de sí misma y la despojó de todo su contenido rebelde y reivindicativo. Personaje feminista, aunque algunos ignorantes y fanáticos digan que no lo es por tener o no tener pelos en los sobacos, fue creada por el psicólogo, teórico e inventor norteamericano (autor del detector de mentiras además) William Moulton Marston como un símbolo de la lucha de las mujeres por sus derechos y su libertad. Este hombre y sus dos compañeras fueron poliamorosos durante los años veinte, treinta y cuarenta del siglo pasado (ahí es nada), y, tras su muerte prematura a causa de un cáncer de piel, ambas, Ellizabeth Holloway y Olive Byrne, siguieron viviendo juntas el resto de su vida. No sólo eran poliamorosos: practicaban también el Bdsm y eran bisexuales. Y precisamente Wonder Woman, creada inspirada en estas dos mujeres, era un personaje que, armada con un "látigo de la verdad", venía a hacer justicia en un mundo de hombres, a los que ataba y sometía para conseguir la igualdad y llegar a un acuerdo razonable entre ambos sexos. La censura posterior a la muerte de Marston la convirtió en una pantomina que en las últimas décadas, por suerte, se ha ido recuperando. "Professor Marston and The Wonder Women" es la historia de la creación de este personaje, de la relación amorosa de los tres protagonistas y de su lucha contra una sociedad beata y pacata, opresiva e hipócrita.


Angela Robinson entrega su mejor filme hasta la fecha y, aunque es cierto que podría haber desarrollado más algunos de sus aspectos, escapa con sutileza de todo posible truco demagogo o de telefilme y no se corta a la hora de llamar a las cosas por su nombre. Le imprime ritmo al conjunto, y retrata a los personajes con coherencia y por medio de unos diálogos muy lúcidos y algunas escenas de gran carga erótica y emocional muy bien conseguidas, y además no utiliza maniqueísmos y desarrolla muy bien el hecho de que, a veces, las personas aparentemente más sumisas sean las más fuertes y valientes socialmente hablando. Luke Evans, Rebeca Hall y Bella Heathcote son el trío protagonista, y están los tres espléndidos. La representación de la época también es muy rica, y la situación en el contexto es clara, concisa y crítica. En tiempos de "Sombras de Grey" y demás historietas cutres que no tienen nada que ver con el Bdsm real, "Professor Marston and The Wonder Women", con sus posibles defectos, viene a llenar un hueco por lo menos serio dentro de la industria del cine americano, siempre preso de sus visiones estrictamente bicolor de cualquier asunto. Muy recomendable en líneas generales.


Si quieren saber más de esta historia y de todo lo que late alrededor de la creación y la posterior evolución del personaje de Wonder Woman, les recomiendo el ensayo "Wonder Woman. Bondage y Feminismo" del escritor y ensayista cultura Noah Bertlasky, publicada en España por Gasmask Editores.

Aquí tienen más información.


jueves, 19 de abril de 2018

TONI ERDMANN de Maren Ade - 2016 - ("Toni Erdmann")


Winfried Conradi es un viejo profesor de música alemán con una vida desastrosa que no ve mucho a su hija Inés, que es una de las jefazas de una prestigiosa consultora establecida en Bucarest. Cuando muere su perro, Winfried, sumido en la tristeza, decide visitarla y pasar unos días de vacaciones con ella. En la capital rumana, descubre que Inés es ciertamente una triunfadora social y laboral y uno de los grandes nombres de su empresa, pero descubre también que no parece en absoluto ser feliz con su vida estresante y solitaria. Entonces, va a decidir hacer algo por ella.


La alemana Maren Ade ha dirigido hasta ahora tres películas: el drama sobre la enseñanza "Los árboles no dejan ver el bosque", el drama romántico "Entre nosotros" y la tragicomedia que comento hoy, "Toni Erdmann".


"Toni Erdmann" ha sido la gran sensación de la comedia alemana de los últimos dos años, y no es para menos. Se trata realmente de una tragicomedia, como me gusta llamarlas a mi, y es un trabajo que trata de escapar constantemente de soluciones convencionales y que disecciona con un ojo despiadado, sin concesiones de ninguna clase, el mundo laboral capitalista de nuestros días que ha dejado la post-crisis del 2008. El punto de partida es la historia de una hija trabajoadicta y un padre que es un desastre. Ella es una gran ejecutiva que trabaja en Rumanía, país más pobre que el suyo, haciendo guarradas legales (pero guarradas siempre) que cuestan el despido a muchos trabajadores para poder enriquecer a empresas repulsivas. Pero ella no es feliz, aunque tal vez cree serlo. Y su padre, con el que no tiene una relación muy íntima, va a tratar de ayudarle a encontrar un camino... De forma nada convencional y echando mano de la imaginación y de la pura locura, ridiculizando al sistema en su propia cara. "Toni Erdmann", que habla de sueños perdidos, de relaciones acabadas, de machismo, de injusticia, de demencial laboral, de alienación humana y también de esperanza, es arriesgada, valiente, y no se conforma con recurrir a los tópicos esperables de su género. Es cierto que en su desenlace a mi se me viene un poco abajo, porque se diluyen algunos de sus objetivos (especialmente los de crítica social) y porque el filme dura la friolera de casi tres horas que, no siempre, logran mantener el ritmo. Sin embargo, a pesar de esto, es una de las películas más conmovedoras y duras y a la par desternillantes que he tenido el gusto de ver en mucho tiempo.


Tiene este filme unas situaciones que ponen los pelos de punta, tiene unos diálogos delirantes, y tiene una ironía y una mordacidad negras que apuntan directamente a la cara del mundo del triunfo trabajocéntrico de nuestros días que se quedan grabadas para siempre en la retina del espectador. Y los dos actores protagonistas, Peter Simonischek y Sandra Hüller, están absolutamente inolvidables y tienen una química envidiable que sostiene ya de por sí sola a toda la película, incluso en sus mencionados tramos más lentos y tanto en lo referido a la pura comedia como en lo referido al drama de verdad (la escena del parque es totalmente antológica). "Toni Erdmann" es una de las últimas grandes sorpresas del cine alemán. Buscaré las dos películas anteriores de Maren Ade y seguiré con interés su carrera. Esta directora promete, y mucho.


miércoles, 18 de abril de 2018

PROYECTO RAMPAGE de Brad Peyton - 2018 - ("Rampage")


Davis Okoye es un primatólogo algo solitario que no gusta mucho de estar con las personas: prefiere a los animales y su mejor amigo es George, un gorila blanco al que cuida desde que era una cría. Un día, algo extraño ocurre. George empieza a enloquecer de repente y sin ninguna razón... E inquietantes hechos suceden en otras partes de los Estados Unidos...


El canadiense Brad Peyton es un director mediocre de películas comerciales de tres al cuarto. Su cutre filmografía se compone de las secuelas "Como perros y gatos: La revancha de Kitty Galore" y "Viaje al Centro de la Tierra II: La Isla Misteriosa", el filme de animación "Pirate's Passage", el filme de catástrofes "San Andrés", el filme de terror "El Exterminador" y la comentada "Proyecto Rampage".


"Proyecto Rampage" está basada en el mítico videojuego "Rampage" de 1986, y es uno de los bodriazos de este año de seguro y con diferencia. No voy a negar que como comedia involuntaria la película me ha hecho de reír en algún momento de lo absurda que es, pero eso no la salva de ser una mierda pinchada en un palo. The Rock, que estrena por año ya más cosas que Nicholas Cage, es un primatólogo que tiene que salvar el mundo de una mutación estúpida que crea un gorila gigante, un lobo enorme que vuela y un reptil colosal indefinido que se cargan las ciudades porque sí. Todo es un desastre. La trama es una gilipollez con lagunas de guión a tutiplén, los protagonistas son pueriles hasta decir basta, los villanos dan puta pena de lo patéticos que son, los diálogos son vergonzantes y el humor está basado en chascarrillos pretendidamente molones que dan bastante asco. Todo es por la cara y hay hasta fallos de continuidad bestiales. Alguien se levanta por la mañana y resulta que la tele está ya puesta sin volumen y al plano siguiente ya tiene volumen. Un personaje le repite a otro un chiste en el que... No ha estado presente. ¿Cómo coño lo sabe? Los monstruos tiran a una gente por los aires pero luego a personajes importantes se los quieren comer por la cara, porque sí. Al laboratorio secreto más importante del mundo puede acceder cualquiera como Pedro por su casa y llevarse de allí lo que quiera. Los protagonistas escapan de unos militares jugando al "pilla pilla". A The Rock le pegan un tiro en el estómago pero sigue su vida normal diciendo "tranquilos, no me han dado en ningún órgano vital". Luego, se estrella con un helicóptero cayendo desde un rascacielos, pero también se la sopla y se pone a disparar a los monstruos. Ah, sí, y tres personajes secundarios que aparecen al inicio del filme desaparecen luego por la cara. Desastrosa y disparatada. En fin, una basura. Ni caso a esta cosa: déjenla para las sesiones de botellón en casa de amigos y mejor véanla borrachos en televisión.


lunes, 16 de abril de 2018

THE NIGHT OF de Steven Zaillian - 2016 - ("The Night Of")


Nasir Khan es un joven de Nueva York que, durante una noche de juerga en la que coge sin permiso el taxi de su padre, se lía con una chica, con la que tiene sexo y con la que además consume drogas. Cuando se levanta, aturdido, en la casa de la desconocida, Nasir descubre con horror que está muerta... Y que ha sido brutalmente apuñalada. Para él está a punto de comenzar un terrible y monstruoso infierno...


El director y guionista norteamericano Steven Zaillian ha dirigido las películas "En busca de Bobby Fisher", "Acción Civil" y "Todos los hombres del Rey", de irregular calidad. Entre sus guiones sí se cuentan mejores obras como "La Lista de Schindler", "Gangs of New York" y "American Gangster". También es el creador de la espectacular serie "The Night Of".


"The Night Of", basada en otra serie, "Criminal Justice", de 2008 y 2009, es una de las series, valga la redundancia, más apasionantes que he tenido el gusto de ver en este último par de años. Es una historia que se puede antojar tópica en su premisa: un joven se lía con una chica y ésta aparece muerta y él es culpado. Drama carcelario con jucios. Sin embargo, se sale no solamente de todos los tópicos esperables del género, sino que además se centra en el retrato social de los USA de la paranoia de los últimos tiempos. Porque el chico pertenece a una familia de ascendencia paquistaní, y el abogado que va a defenderle es un judío que tiene un hijo negro. La Nueva York cosmopolita y multiracial y multicultural está plenamente representada además con otra abogada de origen indio y con un brutal retrato de los prejuicios que alimentan un supuesto asesinato como el central. "The Night Of", más que un thriller, que también, es un retrato de cómo estos prejuicios raciales y culturales destruyen la vida de alguien que ingresa en prisión preventiva y que, todavía sin haber sido declarado culpable de forma definitiva, es señalado y destruido socialmente. Un soberbio Riz Ahmed, que es capaz de cambiar de registro varias veces en la misma trama, es este chico condenado y señalado. Y lo clava. Y su abogado es un John Turturro que vuelve a brillar con luz propia en un papelón que le da a la serie al mejor de sus personajes, un dechado de carisma. Y luego está Michael K. Williams, el inolvidable Omar de "The Wire", que vuelve a dejarnos otra interpretación para el recuedo como el compañero de prisión mafioso del protagonista, un personaje lleno de claroscuros y ambigüedades. Y Bill Camp, finalmente, nos regala al detective de turno, a punto de jubilarse y con un gran caso sobre sus espaldas a última hora.


"The Night Of" es una obra maestra de la mini-serie. Es sobria, brutal, sin concesiones, inteligente, lúcida y con unos diálogos magistrales. Todos sus personajes, como he comentado, son una maravilla y se nos meten en el bolsillo en el primer capítulo. Por cierto, que vaya primer capítulo: es una total "terapia de shock" narrativa; lo he pasado faltal, pero fatal, fatal con este comienzo de temporada que ya auguraba una gran historia. A muchos tal vez les falle el hecho comentado de que Steven Zaillian se centre más en el puro retrato social que en el mencionado thriller: es la única "pega" que se le puede poner a "The Night Of", unida a un desenlace que a todos no va a gustar (pero que tal vez de en algún momento para una continuación). Pero es una pega muy pequeña, si es que acaso se le puede llamar así, porque la intención del guión no es otra que exponer las vergüenzas de la Norteamérica de nuestros días, de miedo y paranoia, de prejuicios e hipocresías, donde se condena a alguien antes de tener el veredicto final (la era de las redes sociales: estamos por desgracia muy acostumbrados ya a esto) y donde se le endosan unos tópicos según su raza y su cultura. Retratado todo esto, además, en todos sus estratos: desde la familia hasta la policía pasando por los delincuentes o los abogados. "The Night Of" es una obra maestra. No sé si tendrá finalmente segunda temporada: se ha hablado de ella pero en cerca de dos años no se ha concretado nada. Tanto si finalmente la tiene como si no, lo que nos deja ya seguro es una joya de la historia social y judicial. Imprescindible.


domingo, 15 de abril de 2018

BAYWATCH: LOS VIGILANTES DE LA PLAYA de Seth Gordon - 2017 - ("Baywatch")


Mitch Buchannon, experto socorrista, es uno de los jefes de su división de vigilantes de la playa en Santa Mónica, en la costa de Los Angeles. Mitch es un tipo molón, famoso, ligón y querido por todos. Un día, llega al lugar un atractivo joven llamado Matt Brody, otro experto del trabajo en el mar que pronto se destapa como un tipo chulo y bravucón y que aún más pronto choca con Mitch. Entre ambos surge una rivalidad y una ojeriza tremenda. Sin embargo, van a tener que colaborar... A su pesar.


El norteamericano Seth Gordon, curtido en numerosas series televisivas, se estrenó en el largometraje con el documental "The King of Kong: A Fistful of Quarters", que no he visto pero suena interesante. Luego, se dedicó a las comedias con bastante irregularidad y llegaron la navideña "Como en casa en ningún sitio", un segmento del nuevo documental "Freaknonomics" y las nuevas comedias "Cómo acabar con tu jefe",  "Por la cara" y "Baywatch".


"Baywatch", conocida en España como "Los Vigilantes de la Playa", fue una de las series más exitosas de la televisión mundial, emitida desde 1989 hasta 2001 y poseedora de la friolera de 242 capítulos. Su calidad ya es discutible, eso sí, y más habiendo sido tan estirada en el tiempo y de forma tan extrema. Por supuesto, y bastante ha tardado, ha tenido que tener su película-remake, que se estrenó el año pasado con nuevos actores como The Rock, Zac Efron, Alexandra Daddario o Priyanka Chopra, y con por supuesto cameos de David Hasselhoff y de Pamela Anderson, dos de los protagonistas originales. Y como supondrán, es una puta mierda. La trama es un insulto pueril y machacón al espectador, sin ambición ninguna, con interés cero y cien por cien predecible, refrito de cosas mil veces vistas. Los personajes apestan: todos y todas están buenísimos de la muerte y hay un freak que hace las gracietas y fin. Absolutamente patéticos, con desarrollo inexistente, frases vergonzantes y actitudes fanfarronas y testosterónicas de buen rollo que dan bastante asquito. Los gags, de puta pena: burdos hasta decir basta, y hay que decirlo varias veces. Gracia ninguna e inventiva... ¿Qué es eso?. Y los diálogos resultan absolutamente increíbles de lo terribles que son. Pero es que incluso las escenas de acción, para lo que se puede hacer hoy en día en Hollywood, son normalitas, del montón, muy del montón. Madre mía, es que hasta las actuaciones resultan horrorosas: ni uno solo de los miembros del reparto tiene ganas de currarse algo digno. Que total, para lo que tienen que interpretar, bastante hacen. La falta total de pretensiones no salva a una escoria vomitiva como "Baywatch" de la quema. Por valer, no vale ni para divertir como comedia involuntaria. Completamente horripilante.


sábado, 14 de abril de 2018

FROZEN. EL REINO DE HIELO de Chris Buck y Jennifer Lee - 2013 - ("Frozen")


Las princesas Elsa y Anna, del reino de Arendelle, son dos hermanas que viven juntas en el castillo de su familia y que se adoran. Elsa tiene un extraño e inexplicable poder: es capaz de generar frío. Un día, jugando, hiere sin querer a Anna... La vida en común de ambas está a punto de cambiar a partir de este momento.


"Frozen" es un caso curioso: ideada originalmente para ser realizada en un estilo animado tradicional, fue finalmente realizada en 3D tras los consejos de John Lasseter de Pixar, que supervisa muchas de las películas de Walt Disney desde hace años. Sin ser una de las mejores obras del estudio y sin ser, desde mi punto de vista por lo menos, especialmente personal o carismática, se ha convertido en la indiscutible reina del merchandising de la compañía de la década y de más allá. Su éxito comercial ha sido arrollador e instantáneo, ha generado toda clase de productos que desde 2013 vemos por todas partes y varios cortometrajes (bastante lamentables) y, el año que viene, tendrá su esperada secuela. ¿Se merece "Frozen" todo esto? Bueno, yo creo que no. No es una mala película, pero tampoco es fantástica, ni siquiera para la última época de la Disney, que tiene en su haber filmes como "Enredados" o "Rompe Ralph!" que creo que salen mucho mejor parados en cuanto a calidad, originalidad y atrevimiento se refieren. Esta película, basada muy libremente en el cuento "La Reina de las Nieves" de Hans Christian Andersen, es un caso extraño: rompe con bastantes tópicos de los cuentos clásicos tópicos, valga la redundancia, del estudio, pero al final impone otros tantos lugares comunes que la terminan haciendo más políticamente correcta de lo que parecía ser en un principio. La historia de amor clásica es desplazada por la enésima apología de la familia. Las protagonistas son mujeres libres y fuertes, pero también son princesas, y no se burlan tanto de los tópicos princesiles como por ejemplo en la mencionada "Enredados". No es "Frozen" una regresión al conservadurismo a lo Disney de décadas anteriores (en 2013 ya no tiene razón de ser), pero tampoco muestra nada nuevo o destacable.


Y luego, la cinta tiene un buen montón de cabos sueltos en una trama donde hace falta explicar muchas más cosas de las que se explican y que deja demasiadas cosas al tun tun. Los personajes son simplemente aceptables. El villano muy flojo, y los secundarios no están muy desarrollados (de hecho, salvo las dos princesas protagonistas, ningún personaje lo está). Y los secundarios cómicos tienen un humor que funciona a medias y que a veces es algo cansino (especialmente el de Olaf). Y muchos de ellos, como los trolls o el Duque de Weselton, daban para muchísimo más y parecen estar colocados con calzador y algo perdidos en la trama general. Aparte hay que decir que gran parte del contexto de la historia no queda bien explicado: desde la maldición de Elsa hasta los objetivos difusos del mencionado villano, que es completamente ambiguo, pero a lo cutre. El apartado técnico es, como siempre, indiscutible, y la película es entretenida, desde luego, pero también creo que no sale de la simple corrección y que no se merece todo el bombazo del que ha gozado.


viernes, 13 de abril de 2018

STAYIN ALIVE. LA FIEBRE CONTINÚA de Sylvester Stallone - 1983 - ("Stayin Alive")


Hace seis años que Tony Manero ha dejado Brooklyn para instalarse en Broadway, en donde lucha, diariamente, por hacerse un hueco como bailarín profesional y actuar en las tablas de los grandes escenarios. Mientras, trabaja como camarero en un club e instructor de baile para poder mantenerse. La vida Tony, aunque parece haber mejorado, sigue siendo difícil, y el camino hacia el éxito es tremendamente duro e incierto.


Hay secuelas que joden. Que joden mucho. "Stayin Alive. La fiebre continúa", la de "Fiebre del Sábado Noche", es una de ellas. Perpetrada por el Sylvester Stallone director entre "Rocky III" y "Rocky IV", es una secuela tardía, innecesaria y absolutamente vomitiva. Especialmente, porque no tiene nada que ver con su antecesora. Ni en estilo, ni en mensaje. "Fiebre del Sábado Noche" era una película muy dura, de perdedores, que hablaba sobre el lado oscuro del Sueño Americano. Esta bazofia, de repente, parece un concurso de baile de televisión. Un Tony Manero irreconocible (con mayas y un peinado ochentero horroroso, muy propio de la primera mitad de esta década estéticamente tan discutible) está ahora en Broadway preparándose para triunfar en los grandes escenarios mientras trabaja en empleos basura. El toque de perdedor barato del empleo basura no vale: este no es nuestro Tony Manero. Es un bailongo molón que ahora se trata de mover en altas esferas y fin. El personaje ha sido desfigurado en todos sus aspectos: los físicos y los psicológicos. Su esencia, a la puta basura. Ya solamente por eso, como secuela "Staying Alive" apesta. Pero es que encima, los secundarios dan puta pena, y los pocos quedan de la primera parte están igualmente desfigurados. La trama es una cutrería escrita por el peor Stallone que también desvirtúa, como he dicho, a la primera entrega. Olvídense de cualquier retrato social imaginable: esto es una película de superación americanita y punto. Y para colmo, es aburrida, porque el ritmo es malo y el interés de la historia inexistente.


Y John Travolta, por cierto, ya no tiene ni carisma ni gracia ninguna: parece que está haciendo esta segunda parte a regañadientes, pensando en cobrar y en pirarse a su casa. Incluso los números musicales de turno han perdido calidad, aunque la banda sonora sí que se salva algo (pero igualmente no le llega ni a la suela de los zapatos a la inolvidable del filme de 1977). Curiosamente, esta película fue un gran éxito de taquilla instantáneo, aunque la crítica la vapuleó sin piedad y hoy en día está considerada como una de las peores secuelas de la historia del cine en todas partes. Imagino que esto hizo que nunca se llegase a hacer una tercera, a pesar de la recaudación. Con el tiempo, además, ha ido siendo olvidada y hoy en día hay incluso muchas personas que desconocen por completo que "Fiebre del Sábado Noche" tuvo una secuela en 1983. Desastrosa porquería que nunca tendría que haber existido.


jueves, 12 de abril de 2018

FIEBRE DEL SÁBADO NOCHE de John Badham - 1977 - ("Saturday Night Fever")


El joven Tony Manero es uno de los reyes de las noches de juerga de Nueva York: es guapo, es atrevido, baila como nadie y también pelea como nadie. Su existencia semanal es sin embargo frustrante: su padre está en el paro y él, que vive como la oveja negra de la familia a la sombra de un hermano sacerdote, trabaja en una aburrida tienda de pinturas de su barrio. Por suerte, cuando llega el fin de semana, es alguien con mayúsculas, el genio y el gran ligón de la pista de baile. A pesar de esto, algo va a empezar a cambiar para él y para sus amigos: se van a dar de bruces contra la dura realidad de su ambiente marginal y no van a saber cómo cambiarlo.


John Badham fue durante las décadas de los setenta y los ochenta uno de los más taquilleros directores de cine familiar de Hollywood. Aunque no poseía una personalidad autoral, era un excelente artesano y un gran director de actores y actrices. Por desgracia, en los años noventa empezó a perder calidad y hoy dirige casi exclusivamente productos televisivos de irregular calidad. Su prolífica filmografía se compone de la comedia deportiva "Los Bingo Long, equipo de estrellas", la comentada "Fiebre del sábado noche", su versión de "Drácula", el drama "Mi vida es mía", el filme de acción "El Trueno Azul", el thriller juvenil "Juegos de guerra", el drama deportivo "American Flyers", la película de ciencia ficción "Cortocircuito", la comedia policíaca "Procedimiento ilegal", las comedias de acción "Dos pájaros a tiro", "Colegas a la fuerza" y "En el punto de mira", las películas de acción "La asesina" y "Salto al peligro" y los thrillers "A la hora señalada" e "Incógnito". A partir de aquí, se sumerge en telefilmes cutres y participa en capítulos de series como "Sobrenatural", "Héroes", "Arrow", "Constantine" o "Doce Monos".


Película generacional mítica, "Fiebre del Sábado Noche" es, además de esto y de uno de los grandes "musicales" modernos, una espléndida, realista y dolorosa disección del mundo de los perdedores de los barrios de clase baja de los Estados Unidos. Tony Manero, un mítico John Travolta, totalmente inolvidable, es un joven que vive para divertirse, para explotar su ocio y para ligar: es su única vía de escape de una existencia de alienación laboral y familiar. Acomplejado por un "hermano perfecto" y hastiado de un entorno opresivo, gasta todo su dinero y su tiempo en bailar, en chulear en las discotecas, en tratar de seducir a chicas y en pelear contra bandas callejeras rivales. Pronto, se va a topar de bruces con más problemas, sin embargo: va a aparecer la conciencia del clasismo de la sociedad en la que vive, del fracaso vital, del sinsentido de la vida en la pobreza y de la violencia de un ambiente en caída libre. "Fiebre del Sábado Noche" es a menudo recordada como una película festiva: no lo es en absoluto. En contraposición con "Grease", el otro gran musical de éxito fulminante y clásico de Travolta, esta es una película dura, cruda, oscura, brutal, que habla de la falta de futuro para los jóvenes de su momento, los desencantados pero a la vez fiesteros años setenta, y que pone en la picota a la familia clásica del Sueño Americano, que es mostrada como un fracaso sostenido por la hipocresía. "Fiebre del Sábado Noche" arrasó en las taquillas, y su tema central "Stayin' Alive" de los Bee Gees hizo lo propio en las radios y en las tiendas de discos y discotecas. Por méritos propios, se convirtió este filme en uno de esos que podemos llamar "generacional", como "Rebelde sin causa", "El graduado" o la mencionada "Grease". Y Travolta alcanzó el estrellato, así como John Badham, que entregó su mejor filme. Obra maestra.